Las islas portuguesas: pequeños paraísos por descubrir 

Cabo Girao, en Madeira. Esta es una de las islas portuguesas más bonitas y con más encanto de la costa lusa (iStock).

María José Sánchez Palomo 20 julio, 2021

El país vecino presenta innumerables atractivos y es un destino fantástico para pasar unas buenas vacaciones. Preciosas ciudades en el interior y playas de ensueño que bañan sus costas, con pueblos costeros que emanan una magia única. Esto en la Península… Para quienes quieran ir más allá, nada como tomar nota de estas islas portuguesas, pequeños paraísos por descubrir que seguro te van a enamorar una vez los conozcas. 

En este post vas a encontrar algunas de las islas de Portugal que destacan por su belleza. Las hay conocidas, de las que seguro oíste hablar, como puede ser Madeira, y otras un tanto desconocidas para la mayoría de las personas, como Porto Santo o Flores. Dicho esto, si estás preparado para emprender vuelo, abre bien los ojos… ¡Y a soñar despierto!

Madeira

Para empezar, una de las más célebres, Madeira. A 1.000 kilómetros al suroeste de Lisboa y a unos 450 kilómetros de las Islas Canarias. Se trata de un archipiélago, Madeira, que lidera la isla del mismo nombre, con una superficie de 741 km2. Destaca por su gran belleza natural, un espacio tranquilo para disfrutar al máximo de la Naturaleza. Funchal es la capital y merece la pena conocerla.

Sin embargo, la clave de este viaje probablemente esté en coger un coche y perderse por los pueblos y localidades rurales donde se aprecia el día a día de los vecinos de Madeira, con sitios como Santana. ¡Ten por seguro que regresarán con cientos de fotografías tomadas!

Otras visitas imprescindibles en la isla portuguesa de Madeira son las piscinas naturales de Porto Moniz para nadar entre rocas volcánicas o escaparse a sitios como Punta San Lorenzo con un acantilado a tus pies que probablemente te genere algo de vértigo. Esto son apenas unos apuntes. La isla de Madeira tiene muchos rincones para sacarle todo el jugo a unos días de libertad.

Santana es uno de los pueblos que debes visitar en tu viaje a Madeira (iStock).

Santana es uno de los pueblos que debes visitar en tu viaje a Madeira (iStock).

Flores

Una de las islas portuguesas que más te podrá sorprender. De hecho, algún blogger de viajes ha hablado de este sitio como el escenario perfecto de ‘Jurassic Park’ y la clave está en lo salvaje del lugar, playa y montaña, verde por doquier, arboledas y riachuelos, cascadas y un horizonte libre de cualquier atisbo de civilización.

Flores se encuentra en el archipiélago de Azores y tu punto de partida podría ser Santa Cruz das Flores, la capital, para seguir por Fazenda de Santa Cruz, un pueblo que está cerca y es igualmente precioso. Añade por supuesto la costa y los parajes naturales. Así, la bahía de Alagoa, playa con formaciones rocosas que ofrece una instantánea espectacular, y las vistas que se tienen desde el Faro de Albarnaz, otro punto a incluir en esta ruta.

Existen rutas senderistas habilitadas, como la que hay desde Faja Grande y que recorre la costa para el norte de Flores, hasta Ponta Delgada. Y otro sitio que recorrer es la Reserva Forestal de Morro Alto, con cuatro lagos que puedes ver en vivo y en directo: Branca, Seca, Comprida y Negra. Sin lugar a dudas Flores es un diamante en bruto que ojalá jamás llegue a masificarse y caiga en manos de la industria turística más transformadora y revolucionaria.

Flores es un diamante en bruto, un paraíso salvaje de exuberante belleza natural (iStock).

Flores es un diamante en bruto, un paraíso salvaje de exuberante belleza natural (iStock).

Porto Santo

Pertenece al archipiélago de las Madeiras y desde Madeira se llega en ferry a este paraje que es célebre por una de sus interminables playas. De hecho, se conoce a Porto Santo como la ‘isla dorada’ por los 9 kilómetros que, de manera ininterrumpida, baña el océano y donde se puede pasear o bien tumbarse a tomar el sol.

Suele recomendarse como visita complementaria si estás cerca de Porto Santo y además de su costa merece la pena visitar localidades como Vila Baleira, con la Casa Museo de Cristóbal Colón como esos imprescindibles de este sitio. Es conocida además por monumentos naturales tan impacientes como el Pico de Ana Ferreira, con unas formaciones geológicas espectaculares que se conocen como las columnas basálticas.

Y para tomar fotografías, sitios como el mirador de Portela donde conseguirás llevarte a casa una instantánea de la isla que es digna de enmarcar. 

Maravillosas vistas de Porto Santo desde el mirador de Portela (iStock).

Maravillosas vistas de Porto Santo desde el mirador de Portela (iStock).

Terceira

En la imagen se puede contemplar Angra do Heroísmo, que fue capital de las Azores, donde se encuentra Terceira, y que es Patrimonio de la Humanidad por la UESCO. Perfecto punto de partida para recorrer esta isla de Azores que destaca por su rico patrimonio cultural e histórico.

Como se apunta, Angra do Heroísmo concentra buena parte de este, con sitios como su catedral, la Igreja da Misericordia, el Jardim Duque da Terceira y la Rua Directa. Terceira es la segunda isla más habitada de las Azores y es un auténtico paraíso natural, como sucede en términos generales con las islas portuguesas que te mostramos, auténticos paraísos terrenales a pie de océano.

Un punto a tener muy en cuenta es que desde hace relativamente poco hay vuelos directos desde Madrid a Terceira. En apenas dos horas y media estás en este maravilloso destino donde combinar pueblos y localidades únicas con rutas por parejas como el bosque de laurisilva que se haya al norte de la isla o la Caldeira de Guilherme Moniz y Alvar do Carvao, una especie de gruta que bien podría ser una puerta hacia el centro de la Tierra. 

Igreja da Misericordia, en Angra do Heroismo, en Terceira. La localidad es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (iStock).

Igreja da Misericordia, en Angra do Heroismo, en Terceira. La localidad es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (iStock).

¿Con cuál te quedas?

¿Qué te parecen estos maravillosos lugares que te proponemos? Portugal es un país lleno de vida y contrastes, del mar a la montaña, de las cumbres a los pies del océano. Sin lugar a dudas es ahí donde se encuentran buena parte de sus tesoros, mar adentro. Nos referimos así a sus islas, las islas portuguesas, algunas de las que te referenciamos en este artículo. Esperamos que te hayas quedado con buen sabor de boca y te apetezca ir más allá para conocer esos sitios llenos de magia donde sacarle todo el jugo a la vida. ¡Que es tiempo de vacaciones! 

Con Travel Club y Booking estas escapadas te saldrán redondas si aprovechas para reservar alojamiento y, de camino, conseguir puntos para tu Tarjeta Travel Club. Llegado el momento podrás canjearlo por descuentos en viajes y regalos de La Tienda del Club, así que saca partido al momento. ¿Y cómo hacerlo? Solo necesitas ser socio de TC, acceder a Booking desde el link que tienes en Travel Club y listo… ¡Todo ventajas! Sumarás 9 puntos por cada tres euros de compra en alojamiento. Haz las cuentas y, ¡a disfrutar de las vacaciones y desconectar de la rutina! 

0 Comentarios

Dejar un comentario

*¿Quieres compartir con nosotros tu experiencia, inquietudes y/o curiosidades sobre este artículo? ¡Adelante, lo estamos deseando! Recuerda no incluir información personal dentro del comentario, es por tu seguridad ;)

¡Suscríbete a nuestra newsletter!