Ruta por los 8 bares más antiguos de Madrid

Ruta por los bares más antiguos de Madrid (iStock).

Madrid es la capital de España y su historia se puede resumir también en sus bares. Aquí se encuentran lugares históricos, con solera, que han sabido pervivir durante décadas y adaptarse a los nuevos tiempos sin perder su tradición. Bacalao, gambas, rabo de toro, callos, torrija… casi siempre regado de un buen vino. ¿Tapeamos por los 8 bares más antiguos de Madrid?

Aprovecha para buscar un alojamiento en Madrid si quieres hacer una buena ruta de tapeo. Si reservas a través de Booking desde Travel Club, te llevarás 3 puntos por cada euro de compra y, si es tu primera reserva, sumarás 1.000 puntos extra. Los puntos acumulados te servirán después para conseguir los mejores regalos de Travel Club o increíbles descuentos en viajes.

Casa Alberto (1827)

bares mas antiguos de madrid

Casa Alberto (casaalberto.es)

El bar más antiguo de Madrid se inauguró en 1827. Casa Alberto es de hecho uno de los bares más antiguos de España. Su carta de tapeo es una delicia y puedes encontrar platos tradicionales como callos, caracoles, rabo de buey, carrillada de ternera, manitas de cordero y bacalao a la madrileña… pero también preparaciones más modernas como el pulpo a la brasa sobre hummus y vinagreta de tomate o el foie con pistachos y mango. ¡Para chuparte los dedos!

Taberna Antonio Sánchez (1830)

bares madrid

Taberna Antonio Sánchez (Facebook)

En un barrio tan castizo y ahora moderno como el de Lavapiés se encuentra la Taberna de Antonio Sánchez. Abrió en el año 1830 y se la conoce también como la Taberna de los Tres Siglos. El rabo de toro, la olla gitana y las torrijas destacan entre las especialidades de esta taberna de ambiente taurino. Es un lugar perfecto para degustar los platos típicos madrileños.

Casa Labra (1860)

Casa Labra (wikimedia.org)

Casa Labra es famoso por el bacalao. (wikimedia.org)

Casa Labra un lugar muy turístico por su ubicación céntrica junto al Corte Inglés de la Puerta del Sol, pero no solo los viajeros nacionales y extranjeros acuden a este histórico lugar. Los madrileños también disfrutan de este bar por su especialidad: el bacalao. ¡Sus croquetas de bacalao son un escándalo, pero en los últimos tiempos se han acercado a la cocina más actual sin alterar su seña de ideantidad.

Bodegas Ricla (1867)

Uno de los bares más antiguos y típicos para tapear en Madrid. (Facebook)

Aunque esté en Madrid su nombre deja claro el origen aragonés de sus dueños, que pusieron el nombre de su pueblo aragonés al establecimiento. El local es muy pequeñito, y solo se puede estar de pie (al menos antes de la pandemia). Es un placer degustar su vermú o un chato de vino entre el olor que despiden sus tinajas de vino. Y te encantará acompañarlo de unas conservas de mejillones, berberechos o anchoas.

La estrella de la casa son los callos a la madrileña, aunque también tienen muy rica la cecina de León o el canapé de bacalao con aceite. Te gustará saber que durante la guerra civil, la cueva donde guardaban las grandes tinajas de vino era el refugio antibombas de los vecinos de la zona.

 

Café Gijón (1880)

Un lugar perfecto para leer un libro, tomar un café e imaginar que estás en una tertulia madrileña. (Wikimedia Commons)

Es uno de los cafés más famosos de Madrid. Ubicado en el Paseo Recoletos, más que un bar es un café para desayunar o merendar, tomar algo tranquilamente y emular a los grandes madrileños que se reunían en las tertulias como Ramón del Valle-Inclán, Benito Pérez Galdós, Santiago Ramón y Cajal… Su terraza en el bulevar es perfecta para sentarse a leer al sol.

 

Café Comercial (1887)

Otro clásico, el Café Comercial (commons.wikimedia.org)

Otro clásico, el Café Comercial (commons.wikimedia.org)

Otro de los cafés típicos y ahora modernizados de Madrid es el Café Comercial. Con 130 años de historia, ha sido lugar de referencia para escritores y artistas durante décadas. Con su reapertura se ha convertido en un lugar para todo el día, para degustar un buen desayuno, un brunch, comer un buen bacalao y terminar el día con unos cócteles con amigos.

 

Café Barbieri (1902)

(Facebook)

En el barrio de Lavapiés se encuentra este histórico lugar que te retrotrae en el tiempo. Su arquitectura interior le hace especial, un lugar de música y de jam sessions que palpita al ritmo de música jazz porque no solo vive del pasado. Además, tiene una moderna y ecléctica carta con platos como los huevos rotos, los fideos de verduras con huevos escalfados, atún rojo, pulpo, hamburguesa de ternera rosada o carrillada de ternera. ¡Viva el espectáculo y la buena comida!

 

La Casa del Abuelo (1906)

Es un lugar histórico que tuvo que readaptar su producto por la escasez de la guerra. (La Casa del Abuelo)

Aquí lo fundamental es comer gambas y beber vino. Desde 1906, La Casa del Abuelo, que comenzó llamándose La Alicantina, ofrece a los madrileños rosquillas y vino dulce. Después, se convirtieron en la primera taberna en vender chorizo, anchoas y sobrasada dentro de pan y vendieron 1.500 de estos “bocadillos” en un día. ¡Todo un récord! Pero llegó la escasez de pan durante la guerra y tuvieron que reaccionar: introdujeron en el menú las gambas. Y es ahí cuando las empezaron a preparar a la plancha acompañadas de un vaso de vino, “el vino del abuelo” que dio nombre al establecimiento.

0 Comentarios

Dejar un comentario

*¿Quieres compartir con nosotros tu experiencia, inquietudes y/o curiosidades sobre este artículo? ¡Adelante, lo estamos deseando! Recuerda no incluir información personal dentro del comentario, es por tu seguridad ;)

¡Suscríbete a nuestra newsletter!