Rutas para conocer Las Médulas, la mayor mina de oro romana 

El Picuezo de las Médulas, maravillosas vistas de un espacio que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco (iStock).

En la zona de El Bierzo, a apenas 25 kilómetros de Ponferrada (León), se encuentra un paraje natural de una belleza única, un espacio cuya esencia pudiera resultar contradictoria pero que revela la ironía de la vida y cómo la naturaleza termina siempre por abrirse paso a pesar de las circunstancias. Te explicamos todo esto porque el origen de Las Médulas, el lugar que te recomendamos descubrir, emerge de unas antiquísimas minas de oro a cielo abierto que pusieron en marcha los romanos y que se considera actualmente como la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano. Los trazados y las canalizaciones que se llevaron a cabo para poder orquestar semejante infraestructura dieron paso a un paraje de arenas rojizas cubierto de castañas y robles. Tras ser abandonadas estas instalaciones, las arboledas fueron cubriendo las diferentes zonas y los movimientos de tierra dieron lugar a llanuras y espacios como el lago Carucedo. Increíble, ¿verdad? De cómo el avance del hombre y la destrucción del medio ambiente termina por ceder ante la fuerza de la Naturaleza. 

Impresionante este paisaje que caracteriza a Las Médulas, con la arena rojiza y una densa vegetación que hay ido ocupando valles y cimas (iStock).

Impresionante este paisaje que caracteriza a Las Médulas, con la arena rojiza y una densa vegetación que hay ido ocupando valles y cimas (iStock).

Como apuntamos al comienzo, Las Médulas está cerca de Ponferrada, por lo que esta localidad es perfecta para poner aquí el punto de partida a esta escapada, optes por la ruta que optes para recorrer este sitio lleno de magia y encanto. Hay que señalar que cuando llegues a esta parte de El Bierzo estarás pisando Patrimonio de la Humanidad. La Unesco así lo declaró en el año 1997 y además está considerado ‘Monumento Natural’ y ‘Espacio Cultural’.

Ponferrada está a apanes 25 kilómetros de Las Médulas y es una opción a tener en cuenta para alojarse (iStock).

Ponferrada está a apanes 25 kilómetros de Las Médulas y es una opción a tener en cuenta para alojarse (iStock).

Dicho todo esto, lo mejor es iniciar el camino para saber más acerca de tan singular paraje. La primera parada, incluso el punto de partida, debería ser el Aula Arqueológica y el Centro de Recepción de visitantes. Allí se puede obtener información al respecto, sobre cómo se originó todo y cuál es la situación actual. También se detallan las posibles rutas a seguir e incluso está la opción de realizar una visita guiada en grupo. 

Si te estás preguntando cuáles son exactamente los itinerarios que te van a llevar por el corazón de Las Médulas, toma nota de las siguientes referencias. Se pueden combinar unos caminos con otros, pues hay lugares donde se entrecruzan. 

  • Senda perimetral, la más larga y completa, por lo que tenlo en cuenta si viajas con niños. Es un recorrido en el que vas a entender perfectamente la importancia del agua en instalaciones mineras como esta lo fue y comprenderás cómo se formaron los lagos y humedales de la zona. 
  • Senda de las Valiñas, sencilla y que te lleva a los principales puntos del interior de Las médulas, entre estos las cuevas La Encantada y La Cuevona o La Fuente de la Tía Viviana. El itinerario es circular y arranca en el pueblo, dejando que se conozcan las huellas del paso del tiempo en la que fuera una importante actividad minera en el pasado. 
  • Senda del Lago Sumido. Este se considera una de las opciones más fáciles y breves. Vas pasando por los lagos que se han formado por el drenaje natural del entorno, los canales de evacuación y de lavado del conglomerado aurífero. Da la opción de llegar al Mirador de Chao, de Maseiros, del que se hablará a continuación. 
  • Senda de los Conventos. En este caso lo que tienes es la opción de profundizar en técnicas mineras romanas menos conocidas y se observarán con detalle elementos de la anterior red hidráulica. Se llega desde la carretera o bien a través del pueblo de Orellán. 
  • Ruta de los Poblados: ¿Qué papel jugaron las localidades limítrofes en esta gran infraestructura minera romana? ¿Cómo se integró en el funcionamiento y la estructura social? En la Ruta de los Poblados se dan detalles al respecto. 

Tanto en unas rutas como en otras es posible dejarse llevar por la belleza de la vegetación autóctona que hay ido poblando las cimas, laderas y valles. Robles, encinas y castaños conforman el paisaje que tendrás a tus pies, alternando estas con zonas en las que las arenas rojizas son las que captan la atención. En cuanto a la fauna que puebla estos lares, destacan el jabalí, el gato montés y el corzo, junto con una gran variedad de aves, hasta cien especies distintas.

Las Médulas se originó tras el abandono de la que fue la mina de oro a cielo abierto más importante del Imperio Romano (iStock).

Las Médulas se originó tras el abandono de la que fue la mina de oro a cielo abierto más importante del Imperio Romano (iStock).

Respecto a los miradores, antes citábamos el de Orellán, que no es el único pero es el más recomendable. Desde allí se puede obtener una panorámica única de tan singular paraje natural. Es un punto bien señalizado y accesible, que estás muy próximo a la localidad de Orellán. Merece la pena visitarlo tanto al amanecer como cuando cae la tarde. Otro sitio que te dejará tomar una fotografía única de este sitio es Pedrices, un mirador alternativo. No es tan conocido el anterior pero es mágico. Hay un banco para sentarse, por lo que despedir la jornada desde aquí es un momento de oro.

Impresionantes vistas desde uno de los miradores que hay en Las Médulas (iStock).

Impresionantes vistas desde uno de los miradores que hay en Las Médulas (iStock).

Esperamos que esta propuesta viajera te haya resultado de interés. Como te reseñábamos al comienzo, está bien buscar alojamiento en Ponferrada o alrededores, aunque en el mismo pueblo de Las Médulas existen hostales y hospedajes rurales para pernoctar y aprovechar al máximo la inmersión en este espacio tan singular. 

Vistas del Castillo de Ponferrada. La visita a Las Médulas se puede completar con una ruta por El Bierzo leonés (iStock).

Vistas del Castillo de Ponferrada. La visita a Las Médulas se puede completar con una ruta por El Bierzo leonés (iStock).

Con Travel Club y Booking puedes sacarle más jugo a la experiencia, pues puedes sumar puntos al reservar con Booking, siempre y cuando accedas a su portal desde el link que encontrarás en la web de Travel Club. ¿Qué te parece? Solo tienes que acceder con tu usuario como socio a la página de Travel Club para entrar en Booking y listo. ¡A disfrutar de este espacio tan peculiar y mágico!

0 Comentarios

Dejar un comentario

*¿Quieres compartir con nosotros tu experiencia, inquietudes y/o curiosidades sobre este artículo? ¡Adelante, lo estamos deseando! Recuerda no incluir información personal dentro del comentario, es por tu seguridad ;)

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Este sitio web y otros vinculados de Travel Club utilizan cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de tu experiencia como usuario, así como para ofrecerte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Continuar navegando implica tu aceptación de uso. Más información sobre nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies