8 consejos para limpiar los radiadores de casa

8 consejos para limpiar los radiadores de casa

Limpiar los radiadores de casa es fundamental para disfrutar de una correcta calefacción durante los meses de otoño e invierno. Y también para un buen mantenimiento de los mismos. Evitarás así incidencias e imprevistos que pueden llegar a provocarte algún que otro quebradero de cabeza.

Pasaremos más tiempo dentro de casa, refugiados del frío de la calle y por eso es esencial disfrutar de un ambiente cálido y acogedor. En este sentido los radiadores tienen mucho que ver pero una cosa, ¿los has limpiado? ¡es fundamental! Te damos algunos consejos para limpiar los radiadores de casa.

1. Apaga el radiador y cubre tanto suelo como paredes

Empezaremos por lo básico. Obviamente para limpiar el radiador debes apagarlo cara a evitar problemas y no vayas a quemarte pero una cosa: también tienes que proteger tanto suelo como paredes. Date cuenta que el radiador va a expulsar suciedad, tú también vas a aplicar productos y puedes poner tu suelo y pared sucísimos.  Toma precauciones.

2. Empieza por la parte trasera del radiador

Lo primero a la hora de limpiar el radiador es eliminar la parte menos visible y no por ello la que no se tiene que limpiar, la trasera. Para ello utilizaremos cepillos especiales capaces de capturar el polvo  y que te ayudan a llegar a las esquinas más difíciles. Tienen como forma cónica, es decir se estrechas al pasar dentro del calentador y llegar hasta los recovecos más profundos.

3. Coge un secador de pelo

Como tienes tanto la pared como el suelo protegido (basta con una sábana), cogeremos ahora un secador de pelo y encáralo al radiador.  Verás cómo ipso facto el aire caliente hará que el polvo vuele y salga del radiador cayendo en la sábana. Conseguirás llegar hasta los rincones más difíciles y quitar las pelusas que tus ojos no llegan a ver.

Limpia el radiador antes de que venga el frío.
Limpia el radiador antes de que venga el frío. (iStock)

4. Una vaporeta para la suciedad más difícil

¿Se te resiste algún rastro de suciedad a la hora de limpiar el radiador? Seguramente sea cosa de la suciedad más dura e incrustada. No rasques ni uses ningún objeto punzante, una vaporeta puede hacer el trabajo sucio perfectamente.  Además aunque no lo creas ayuda también a eliminar manchas de agua y polvo.

5. Pasa un trapo

Tras todo este ritual para eliminar la suciedad y limpiar el radiador, toca dejarlo como los chorros del oro. ¿Qué puedes hacer? Usa una balleta húmeda con limpiacristales por ejemplo y esmérate para que tu radiador quede radiante y como nuevo. ¡Y a disfrutar de todas sus ventajas! ¡Feliz temporada de frío!

6. Purgar radiadores

Para sacar el máximo rendimiento a los radiadores de agua y que estos desarrollen de una manera excelente su función, no te olvides de llevar a cabo un buen mantenimiento al menos una vez al año. De esta manera tendrás la temperatura deseada y además ahorrarás energía.